Resultados de resonancia y electromiografía: protrusión discal

PIENSA, SIENTE, ACTÚA

En este post explicaré mi experiencia en estas pruebas médicas que comenté en el post anterior (resonancia y electromiorafía), cuáles fueron los resultados de ellas y algunos consejos para que tengáis en cuenta si tenéis que practicar cualquiera de las dos.

Evidentemente, en este momento dejé de practicar gimnasio y ballet, no quería empeorar la situación hasta recuperarme; pero evidentemente no dejé de estudiar.

La realización de estas pruebas no tardaron más de dos semanas y los resultados de los mismos tampoco tardaron en llegar. El dolor del brazo disminuyó, aunque seguía ahí, algunos días aparecía y otros no, pero eso no significaba que el problema había desaparecido. Había que esperar los resultados para llevar a cabo el seguimiento y una conclusión definitiva.

Electromiografía

Se trata de una prueba sencilla que no dura más de 30 minutos aproximadamente, en la que te tumbas en una camilla y un neurólogo te coloca una serie de sensores (electrodos) que son unas agujas muy finas y, en algunos casos, parches. Si os estáis preguntando si esta prueba es dolorosa, la respuesta es, que es mas bien molesta, dependiendo de cada cuerpo y persona, dolerá un poquito más o menos. Las agujas te las colocan en el sitio donde se supone que tienes la lesión nerviosa, en mi caso, fue el brazo izquierdo, pero podría ser cualquier parte del cuerpo como espalda, cara, pierna, etc. El doctor te pedirá que hagas ciertos movimientos para registrar el movimiento de tus músculos y posteriormente te enviará unas descargas eléctricas que registrarán una nueva actividad para completar el estudio neuromuscular.

En mi caso, la conclusión de esta prueba fue una afectación neurógena en territorio radicular c5 y c6 izquierdo, de carácter crónico, de grado leve, y sin signos de denervación activa. Quiere decir, más o menos, que tenía afectada esa región nerviosa, aunque de manera leve, pues yo seguía moviendo mi brazo con normalidad y no había empeorado la actividad del mismo.

Esta prueba no es decisiva, pero si servirá, como he dicho antes, para obtener un diagnóstico mucho más claro de cada paciente.

Resonancia de columna cervical con protrusión

Antes de todo, se trata de una prueba indolora. Al  comienzo de la prueba firmarás un consentimiento y se te harán unas preguntas de protocolo como si eres fumador/a, si llevas algún implante metálico, marca pasos, etc. Deberás quitarte la ropa y cualquier elemento metálico que lleves encima, tipo pendientes, anillos, gomas del pelo, etc., pero tranquilo, te darán un camisón para que estés cómodo/a. Posteriormente, te colocarás en una camilla, es muy importante que cojas una buena posición desde el principio, pues estarás bastante tiempo de ese modo, dependiendo de la prueba, desde unos 15 a 30 minutos, así que tomate tu tiempo para colocarte bien desde el principio. Te colocarán, también, unos tapones para los oídos, pues la máquina emitirá unos sonidos bastante fuertes que pueden resultar molestos. En mi caso, al ser una resonancia cervical, e igual pasaría si fuese de cráneo, te colocarán una especie de casco que sólo poseen las resonancias de nueva generación, pero que ya se encuentran en cualquier hospital o centro médico. Esta especie de casco tiene una calidad emisora-receptora, es decir, tiene la capacidad de generar radiofrecuencia y recibir la que  libera el paciente para así construir una imagen homogénea del cerebro. Finalmente te introducirán en una especie de túnel estrecho y te darán un botón para que lo presiones en caso de pánico o claustrofobia.

Yo, generalmente soy muy nerviosa interiormente, y la primera vez que me hice esta prueba temía por presionar el botón y empezar desde cero, pero nunca sucedió. Os aconsejo que cerréis los ojos si sois dados a poneos nerviosos en sitios estrechos o cerrados y os concentréis en algo, no importa en qué, así el tiempo pasará más rápido, igualmente los ruidos que produce esta maquina yo los relacionaba con canciones y el tiempo se me pasó bastante rápido. Otra opción es tomar algún relajante antes de empezar esta prueba, aunque yo nunca lo hice, cuanto menos penséis mejor.

El resultado de esta prueba fue una rectificación de la lordosis fisiológica cervical y una discopatía c5-c6 con protrunsión discal posterior lateralizada hacia la izquierda con moderada repercusión sobre el saco dural.

Por lo tanto, las dos pruebas se compenetraban y respondían a la posible intuición de mi médico de cabecera. Una vez más, mi doctor me comentó que no era normal lo que estaba sufriendo, pues es un síntoma que suele aparecer a partir de los 40 años a causa de un envejecimiento de los discos.

Otros datos sobre protrusión discal o hernia discal

Es importante saber que no todas las protrusiones producen hernias discales. Además la mayoría de personas tienen protrusiones y no lo saben, pues no todas producen dolor e igualmente, gran mayoría de personas que sufren dolor de espalada no presentan en sus pruebas ni protrusiones ni hernias ni otras patologías que lo justifiquen.

En la actualidad no existe ningún producto, ni prueba en la medicina alternativa o tradicional que recupere el estado previo de los discos una vez que ocurre esto.

Mi siguiente visita sería a un traumatólogo, aunque hay países o comunidades que directamente dejan a los médicos de cabecera enviar directamente a un neurocirujano, en el servicio de salud murciano no es el caso.

Os seguiré explicando en el siguiente post 🙂

 

¿te ha gustado? ¡comparte!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Julia Jiménez
Julia Jiménez

¡Hola! Me llamo Julia, tengo 27 años y he sufrido de hernia discal cervical durante dos años.
Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien.

Visitar Blog
Julia Jiménez
Julia Jiménez

¡Hola! Me llamo Julia, tengo 27 años y he sufrido de hernia discal cervical durante dos años.
Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien.

Visitar Blog

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Hola!! Julia Jiménez he leído tu experiencia y con eso m dan ganas d seguir adelante ,eres una mujer ejemplar , yo en mi caso aún no tengo un diagnóstico apesar q ya tengo resonancia magnética y electromiografia , estoy desesperada x q ya no c q hacer con tanto dolor y lo peor q casi ya no puedo caminar pero pues tengo q Dios m ayudará y m mandará un médico q m saque d este tormento, t mandó bendiciones y mis respetos 🙏🙋❤️

    1. Hola Rosario, me alegra mucho que te ayude leerme y que te sientas mejor. Tranquila porque la seguridad social para estos temas es un camino lento, pero en el momento que te vea un neurocirujano, te explicará tu diagnostico y tendrás una solución y quedarás mejor de lo que estás. Te lo aseguro, no te vengas abajo porque tu cuerpo y mente lo va a notar, tienes que venirte arriba. y léeme para que no caigas en los errores que caí yo y entre todos podamos ayudarnos. Un abrazo fuerte y no te desanimes que todo tiene solución.

Deja un comentario