Preoperatorio para operación de hernia discal

SI TODO FUERA FÁCIL, LO HARÍA TODO EL MUNDO

La foto que muestro en este post es justo después de mi preoperatorio en la que yo misma decía «BE POSITIVE», así que se puede ver lo feliz que estaba de poder recuperarme. En este post empezaré a explicar el preoperatorio para operación de hernia discal de mi primera operación y la preparación de la misma hasta mi despertar…

Preoperatorio hernia discal

El día 27 de febrero de 2018 recibí una llamada muy esperada, mi operación de hernia discal. Pero en lugar de llamarme desde el hospital esperado, me llamaron de otro, concretamente un concertado, expresándome que tenía que operarme allí, pero al notificarme que sería por el doctor con el que había concertado mi operación, me sentí mucho más tranquila, sobre todo cuando una piensa: «el sitio no importa si las manos son las mismas», pero ahora es cuando recomiendo, tras mi operación, operar, si es posible, en un hospital público y con gran reputación (y si deseas operarte por privado, lo cual ascenderían tus gastos a unos 17.000 euros, MUY IMPORTANTE, te consejo hablar bien con el cirujano de la técnica que se te va a implantar y de contar absolutamente con todos los materiales y pruebas necesarias antes de tu intervención). No quiero decir que las operaciones salgan mal en un hospital concertado o privado, ni mucho menos, pero hay que tener en cuenta que no cuentan con el mismo material ni los mismos proveedores, aunque el neurocirujano sea de prestigio, y en mi caso, eso jugó un punto en contra que explicaré más adelante.

El preoperatorio fue unos días antes de la operación y consistió en las siguientes fases:

  • Análisis de sangre

  • Radiografía de tórax

  • Electrocardiograma

  • Consulta con el anestesista (donde deberás firmar para consentir que te anestesien), en este tipo de operación se te realizará una anestesia general, ya que no se te puede aplicar una anestesia local para dormir solamente el cuello). El anestesista te hará también algunas preguntas que serán útiles para su labor como peso, altura, si eres fumador, hipertenso, etc.

Si eres fumador/a para este tipo de operación es necesario que dejes de fumar unos meses antes y no vuelvas a fumar hasta tu mejoría completa, pues una persona fumadora tendría graves problemas con la recuperación.

En mi caso todas las pruebas salieron bien, por lo tanto, estaba preparada para operarme.

Operación de hernia discal cervical

el día 4 de marzo sería mi operación de hernia discal cervical y debería presentarme en el hospital a las 8:00 de la mañana en ayunas desde las doce de la noche del día de antes (esto es importante para que la anestesia haga bien su efecto).  Desde ese momento, organicé mi vida para las próximas dos semanas aproximadamente que me dijeron que empezaría mi mejoría y podría hacer mi día a día con normalidad.

Allí estaba yo, el día 4 de marzo, nerviosa y contenta a la vez, y deseando que pasasen esas dos semanas lo antes posible. Firmé el consentimiento de la operación y demás papeles, me acompañaron a la que sería mi habitación los próximos días y me dieron un pijama que debería de ponerme con un gorro y calcetines desechables hasta que me llevaran a quirófano. Los últimos minutos los pasé al lado de mis familiares, pero para nada estábamos nerviosos, pues se trataba de una operación simple y rápida y todo saldría bien. Recuerdo antes de la operación, estar contando anécdotas y riéndonos, no sabíamos aún lo que me esperaba… Por fin vino a por mi un chico joven y simpático que me sentó en una silla de ruedas para llevarme a quirófano, recuerdo como mi madre le preguntó si la operación duraría dos horas, a lo que él respondió que creía que serían algunas más, me despedí entonces de mis familiares con una gran sonrisa.

.

Una vez que entré a quirófanos, me tumbé en una camilla y me cogieron una vía intravenosa en la mano (si es posible, que sea en otro lugar del brazo porque en la mano es donde más duele). También recomiendo a mujeres con pelo largo, que se se lo recojan antes de entrar a quirófano, pues la sangre del cuello caerá por detrás de la nuca y se ensuciará entero, y más teniendo en cuenta que hasta que no cicatrice la herida del cuello, no podrás volver a lavarte la cabeza).

Estar en quirófanos por primera vez impone bastante, sobre todo, cuando ves a todo el equipo que va a estar en tu operación tan tranquilo hablando de lo que hizo el fin de semana, y tu allí deseando que alguien te coja la mano y te diga que estés tranquila y que todo saldrá bien. En mi caso, las emociones estaban a flor de piel y yo que soy de lágrima fácil, comencé a llorar sin consuelo y a tiritar de frío. Estaba muy nerviosa por lo que me administraron un calmante. Tras unos minutos, era mi turno, una voz dijo, Julia Jiménez Martínez, sala 3….el anestesista se presentó muy educadamente y me dijo: Julia, vamos a anestesiarte. Me introdujo la anestesia por la vía y me puso una mascarilla, tan solo me dijo que respirara tres veces, ya no me acuerdo de más.

En el siguiente post os explicaré como fue mi despertar….

COMPATIR
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
AUTORA
Julia Jiménez
Julia Jiménez
Me llamo Julia, tengo 28 años y he sufrido de hernia discal cervical con opresión medular durante dos años hasta mi primera operación. La primera operación me ocasionó una mielopatía y rotura de varias vértebras, lo cual me llevó a una segunda operación. Actualmente estoy pendiente de otra tercera operación por pseudoartrosis y combatiendo los múltiples problemas que me ha ocasionado el daño medular. Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien y en que esto, algún día, tenga un final.
Julia Jiménez
Julia Jiménez
Me llamo Julia, tengo 28 años y he sufrido de hernia discal cervical con opresión medular durante dos años hasta mi primera operación. La primera operación me ocasionó una mielopatía y rotura de varias vértebras, lo cual me llevó a una segunda operación. Actualmente estoy pendiente de otra tercera operación por pseudoartrosis y combatiendo los múltiples problemas que me ha ocasionado el daño medular. Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien y en que esto, algún día, tenga un final.
COMENTARIOS

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Ramona

    Julia, me siento identificada en tu caso , a diferencia de que ya estuve anteriormente en quirofano por la cirugía lumbar L4,L5 y S1.. La última vez fue el 7 de mayo del año pasado cirugía C4-C5 . Deseo una buena recuperación para ti.. Un abrazo desde buenos aires, Argentina 😍😘

    1. Julia Jimenez

      Hola Ramona. Muchas gracias por los ánimos, se nota que tu también eres una mujer fuerte. Yo también deseo una pronta recuperación para ti y que vaya todo genial. Cualquier duda, aquí tienes a una amiga. Un abrazo desde España

Deja una respuesta