Postoperatorio de artrodesis cervical

DETENTE CUANDO TERMINES, NO CUANDO ESTÉS CANSADO

En este post os contaré como fue mi despertar tras mi primera operación y como fue el postoperatorio de artrodesis cervical, SÍ, OÍS BIEN, para los que no leísteis los posts anteriores en los cuales expliqué que me iban a implantar una prótesis para hernia cervical, os llevaréis la misma sorpresa que me llevé yo. Os contaré, entonces, cómo mi mala suerte estuvo marcada desde el principio…

Todo lo que contaré a continuación y en los siguientes posts no es algo que les deba ocurrir a todas las personas que se enfrentan a una situación parecida, de hecho, es muy poco frecuente que ocurra. Yo soy, digamos, ese 1% de riesgos e imprevistos que nunca suceden, pero que desgraciadamente pueden ocurrir, y aún así, a día de hoy estoy aquí para contarlo, feliz y encantada de ayudar a muchas personas.

Postoperatorio de artrodesis cervical

Me desperté en quirófano, con todas esas personas alrededor, aunque en la mayoría de casos esto ocurre así, en el mío algo no iba bien desde el principio, y eso lo notas. Lo primero que escuché al despertar fueron voces gritando: ¡que se despierta!, ¡que se despierta!. Yo sentí un dolor muy fuerte en la cadera, quise tocarme, quejándome del dolor, pero tan solo me sujetaron las manos diciéndome que no me tocase, que ya me explicaría el doctor lo que me había tenido que hacer, seguidamente me eché las manos al cuello, quejándome de nuevo. Me puse muy nerviosa. Cuando uno se despierta de una anestesia general, pasa de no sentir nada, a sentirlo todo, tu cuerpo te da un vuelco increíble. Hay personas que despiertan más lentamente y otras más rápido. Yo en ningún momento pude abrir los ojos (suele ocurrir las 3 horas seguidas tras haber despertado), pero lo sentía y escuchaba todo.

Mi operación de artrodesis cervical duró casi 4 horas y tras finalizarla me llevaron a la sala de reanimación (REA), que es donde nos llevan a todos los pacientes con la finalidad de que nos recuperemos de la anestesia. Lo segundo que escuché fueron otros gritos diciendo: ¡ponedle 4 de morfina y 4 de nolotil! estaba claro que algo había pasado, estaba recién despierta, sin ningún medicamento y muerta de dolor. Un hombre se acercó a mí y me tocó mi pierna preguntándome si me dolía, yo no recuerdo contestarle porque no entendía nada y él se fue rápidamente…Tras la anestesia general también es normal sentirse confundido las primeras horas, con la boca seca e incluso podrás decir algún que otro disparate sin tu saberlo, ya que no eres consciente de nada.

En las siguientes imágenes muestro el antes y el después:

En esta sala  de reanimación, el equipo está formado por enfermeros que están completamente compenetrados ya que deben controlar tu pulso, presión arterial y respiración cada 15 minutos. Yo, al parecer estaba demasiado nerviosa, gritaba muchísimo y el pulso estaba muy elevado, por lo que me administraron calmantes y decidieron saltarse el protocolo, dejando entrar a mis familiares uno a uno, todos con su gorro y traje desechable, dándome la mano y tranquilizándome, pero no había consuelo para esas situaciones…se fueron, pero tampoco me enteré bien. Lo peor de todo fue el collarín que llevaba puesto, la parte de atrás estaba compuesta por una pasta y la tenía clavada en el cráneo, yo me quejaba, pero nadie podía hacer nada, ya que no podían moverme por el tipo de operación. Pasadas 4 horas me llevaron de regreso a mi habitación, y allí estaba yo, con mi operación de artrodesis cervical y un hueso menos en la cadera.

La explicación del doctor a mis familiares fue la siguiente: él se sentó en una silla y su sudor corría por su frente, puso los ojos en blanco y lo primero que pronunció fue -ha sido una operación muy complicada. Estaba claro que algo había pasado, pero eso nunca nadie lo sabrá. Mis familiares no entendían nada. El doctor les explicó que no pudo colocarme la prótesis porque me quedaba grande y que tuvo que coger un injerto de hueso de mi cadera para hacer una artrodesis.

Una atrodesis cervical se trata de una fusión de determinados huesos en el cuello a través de un injerto óseo. El injerto óseo (de cadera normalmente, y concretamente de la cresta iliaca) se coloca en el lugar del disco intervertebral dañado para que con el tiempo, en mi caso, fusione con la vértebra c5 y c6. Esta operación a diferencia de la que se supone que me iban a realizar (prótesis cervical adaptable), supone una fijación en el cuello y un porcentaje menos de movilidad. En la foto que os muestro a continuación, se puede ver el injerto de hueso entre dos vértebras y además, una placa de protección para que el injerto de hueso no se mueva y que JAMÁS ME PUSIERON A MÍ.

Llegados a este punto, vuelvo a recalcar que es MUY IMPORTANTE determinar el tipo de cirugía que se te va a practicar, si estás leyendo esto, infórmate bien si esa técnica acordada con el doctor es la mejor para tu salud y sobre todo, que estén todos los materiales pedidos y a tu medida, habiendo hecho las pruebas necesarias y recientes antes de entrar a quirófano. En el caso de ser una artrodesis la técnica elegida, es aconsejable colocar una placa de protección como lo hacen en el 90% de los casos. Como podéis leer, conmigo todos estos pasos se los saltaron y tuve graves consecuencias que contaré en los posts siguientes. Y así fue como pasé de un implante de prótesis a un postoperatorio de artrodesis cervical, como en un abrir y cerrar de ojos, nunca mejor dicho.

COMPATIR
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
AUTORA
Julia Jiménez
Julia Jiménez
Me llamo Julia, tengo 28 años y he sufrido de hernia discal cervical con opresión medular durante dos años hasta mi primera operación. La primera operación me ocasionó una mielopatía y rotura de varias vértebras, lo cual me llevó a una segunda operación. Actualmente estoy pendiente de otra tercera operación por pseudoartrosis y combatiendo los múltiples problemas que me ha ocasionado el daño medular. Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien y en que esto, algún día, tenga un final.
Julia Jiménez
Julia Jiménez
Me llamo Julia, tengo 28 años y he sufrido de hernia discal cervical con opresión medular durante dos años hasta mi primera operación. La primera operación me ocasionó una mielopatía y rotura de varias vértebras, lo cual me llevó a una segunda operación. Actualmente estoy pendiente de otra tercera operación por pseudoartrosis y combatiendo los múltiples problemas que me ha ocasionado el daño medular. Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien y en que esto, algún día, tenga un final.
COMENTARIOS

Esta entrada tiene 8 comentarios

  1. José Francisco

    Lo primero enhorabuena por el blog, en mi caso yo llevo una artrodesis con laminectomia y caja peek, 4 tornillos y placas en la l4l5, la mía también se complico un pelin, problemas de sangrado y un tornillo que quitaron y pusieron un par de veces porque no quedaba bien… En fin de ahí a la nada, de eso hace tres años, hace uno que estoy incapacitado y en unidad del dolor… Con 43 años… Ya te lo debes imaginar. En fin…animo y sigue escribiendo aquí tienes a un nuevo lector!!! Salut!!!!!

    1. Julia Jimenez

      Hola José Francisco, me alegra muchísimo que me leas. Imagino por lo que debes de estar pasando, estas cosas tienen su curso, a veces mejor y otras peor, pero no te desesperes y mucho ánimo desde Murcia!! Aquí tienes a una escritora dispuesta a ayudarte en lo que pueda:)

  2. Isa

    Hola Julia, hace 2 años me operaron de artrodesis l3, le, l5, s1. Ahora toca sustituir discos cervicales c6-c7 c7-c8, la verdad es que estoy bastante asustada, la otra operación salió perfecta, pero esta a pesar de que el neurocirujano me dice que es más sencilla pues tengo mucho miedo….y leyendo tu blog mas, tengo cervicoartrosis, rectificación, uncoartrosis, deshidratación de los discos, osteofotos anteriores y posteriores…y todo empezó hace 3 meses…actualmente con muchísima medicación que solo me alivia pero no va a curar lo que tengo, y que ir más….no tengo otra opción….gracias por tu blog…y mucho ánimo preciosa😘💪

    1. Julia Jimenez

      Hola Isa, en primero lugar decirte que tu ya eres una valiente y ya te has enfrentado a una operación de este tipo y además, ha salido genial, así que mucho ánimo. Supongo que al cambiarte los discos te colocarán cajas, no te van a hacer ninguna fusión ni nada, por lo que no es nada parecido a lo que yo cuento por aquí. Estate tranquila que tu recuperación va a ir genial y va a ser super corta. Y pienso como tu, a veces la única solución es la cirugía para evitar que vaya a peor la situación.
      Un beso y un abrazo 🙂

  3. Alex

    Hola Julia yo también tengo que hacerme artrodesis a dos niveles…

    1. Julia Jimenez

      Hola Alex, te deseo mucha suerte y espero que sigas mis consejos para que todo vaya bien. Un saludo 🙂

  4. JOSE ANGEL

    Hola Julia siento lo que te ocurrió y espero que al final todo quede genial o por lo menos que tengas la calidad de vida suficiente para una vida normal, siempre que entras a quirófano y por mucho que todo el mundo te anime a que va a salir bien nunca se sabe pero yo quiero relatar mi experiencia para animar a todo que tenga que pasar por esta experiencia. Todo empezó al sentir parestesias y hormigueos en los dedos de las manos y sobre todo en la pierna derecha hasta el pie derecho. Consultado a un neurólogo me mando una Resonancia Magnética y ahí se vió todo. Mielopatía cervical, oncoartrosis, etc… y medula afectada en varios niveles, lo que derivó en la «temida» operación. En mi caso todo ha ido genial, al despertar de la anestesia no sentía ningún dolor y los síntomas de parestesia habían desparecido por arte de magia. Estoy operado de doble disectomía cervical c3-c4-c5 con doble caja intersomatica de peek. A las 24 h ya estaba andando por los pasillos del hospital y al día siguiente a casa. De la operación ahora hace 6 semanas y desde el primer día todo ha ido a mejor. Mucho caminar y me queda una semana de collarín blando. Siento tu caso pero quiero animarte a afrontar tu tercera operación y a los demás que tengan que pasar por este proceso. Mucho ánimo a tod@s. Puede salir algo mal pero lo normal y las estadísticas dicen lo contrario. Un saludo !!!

    1. Muchas gracias, José Ángel por tus palabras y por dar también visibilidad a tu historia, que estando tan mal, todo salió bien. Yo siempre lo he dicho, que lo mío ha sido un 1% de lo que puede ocurrir, y aún así, si me dijesen de operar lo haría mil veces más porque como estaba antes tampoco era vida. Te deseo la mejor de las recuperaciones y que todo siga como hasta ahora. Un abrazo 😉

Deja una respuesta