Pilates en máquina como recuperación de una cirugía de columna

«El arte mas poderoso de la vida, es hacer del dolor un talismán que cura: una mariposa que renace florecida en fiesta de colores»

He estado mucho tiempo sin escribir por aquí, demasiado, y demasiadas cosas son las que tengo que contaros. La última vez que escribí, hacía 6 meses de mi operación y estaba dispuesta a comerme el mundo, aunque con alguna complicación que otra. Hoy, hace pocos días que hice un año de mi primera operación, qué rápido pasa el tiempo, ¿verdad? Os explicaré como seguí con mi recuperación de una cirugía de columna.

Hace 6 meses atrás, tenía una desesperación voraz por empezar a hacer ejercicio y comenzar una nueva vida, tenía ansia de progresar, de superarme, en definitiva, de vivir mejor. Pronto vi a mi médica rehabilitadora, la cual me dio la mejor noticia que podían darme en esos momentos, por fin podía empezar a fortalecer mi musculatura. Eso significaba mucho para mí, era algo que me impulsaba a cambiar, a estar mejor. Pronto busqué lo que sólo podía hacer por mi difícil operación (corpectomía y disectomía cervical) y daño medular: pilates en máquina o dicho de otra forma, pilates reformer. Tenía totalmente prohibido hacer pilates en suelo y nadar hacia delante, por otro lado, yoga me parecía más forzoso y complicado para empezar, así que ese mismo día me apunté a pilates.  Nadar sólo me lo aconsejaron cuando pasase unos meses en pilates y solamente natación hacia atrás.

Recuerdo ese tiempo como un tiempo inspirador, de cambio, con esperanza a no tener dolor…porque si algo me ha diferenciado del resto desde el principio ha sido mi energía, mis ganas de seguir adelante, de ayudar y de ser esa persona que diga, «YO LO CONSEGUÍ Y YO LO SUPERÉ» para que el resto haga lo mismo y lo intente.

Pilates en máquina

Joseph Pilates, creador de pilates en máquina, con el comienzo de la Primera Guerra Mundial fue internado en varios campos de concentración donde trabajó como camillero en un hospital y comenzó a tratar a heridos de guerra. Muchos de ellos no podían levantarse de sus camas, entonces Pilates montó encima de estas un sistema de muelles en los que se apoyaban las extremidades mientras se ejercitaban. También instaló cuerdas que inmovilizaban las extremidades, y posteriormente poleas. Gracias a estas camas muchos veteranos de guerra pudieron salir adelante. Hoy día estas camas han sido modernizadas y han dado lugar a estas:

 

No os asustéis por algunas posturas, cada persona tiene su limitación. Hay personas que llevan mucho tiempo practicando este deporte y es capaz de hacer con su cuerpo cosas extraordinarias. Igualmente, si lo probáis, os daréis cuenta de que sois capaces de hacer más de lo que creéis, puesto que las cuerdas y maquinaria ayudan mucho a que tu cuerpo se estire, se fortalezca la musculatura, mejores las posturas e higiene personal y un montón de beneficios más:

Beneficios de pilates en máquina:

  1. Prevención y recuperación de lesiones
  2. Mejora el equilibrio muscular
  3. Disminuye el dolor
  4. Tonificación general
  5. Favorece la circulación sanguínea y mejora la oxigenación
  6. Aumenta la agilidad, el equilibrio y la coordinación
  7. Mejora el estado de ánimo y la concentración
  8. Etc.

Siempre es conveniente, por no decir obligatorio, que estéis bajo la supervisión de un especialista que os haya hecho un estudio previamente y sepa vuestras limitaciones tras vuestra operación, pues yo, por ejemplo, no hago todos los ejercicios que establece el profesor/a, a veces hago otros o incluso me los adaptan a mí.

Empezar pilates fue duro, lo confieso. Los primeros días estaba muerta de miedo, no quería hacer nada que estropease mi operación. Era la primera vez que hacía algo sola y sin nadie conocido, por lo tanto me sentía muy vulnerable. cuando el profesor decía que cogiésemos el cajón o colocásemos el muelle rojo (ambos pesaban un poco) yo no podía cogerlo directamente, eso me llevó a tener mucha vergüenza y a acabar llorando en casa, ya que es difícil asimilar ciertas cosas cuando ves a personas mucho más mayores que tú y que sí pueden hacerlo, pero debemos evitar que nuestro ánimo esté por los suelos, e intentarlo e intentarlo y así superar nuestros miedos y complejos.

Ahora llevo casi 5 meses en pilates y aún no se cual es mi límite. Los límites son muy importantes tras una operación de columna, porque tu vas con todo tu entusiasmo., ganas y alegría y lo único que te vas a provocar en un malestar enorme. Hay que tener mucha paciencia. Empezar poco a poco, muy suave, con un par de repeticiones en cada ejercicio basta. La finalidad es no acumular demasiada tensión, da igual que sea en el cuello o en otro lugar, pero en le cuello con más razón y motivo, pues la presión sube hacia la cabeza y tiene otro tipo de consecuencias.

No tiréis la toalla. los primeros meses fueron muy duros para mí. Hubo días que tuve que abandonar las clases, mareada y angustiosa; otras veces, a la hora más o menos de hacer pilates, cuando mi cuerpo ya se había enfriado, empezaba a notar un malestar muy profundo, con angustia, vómitos, fiebre… del que me recuperaba pasados, a veces,  ¡hasta 7 días! Una de las claves importantes de este ejercicio es la RESPIRACIÓN. Por supuesto, yo no hacía ni hago algunos ejercicios por mis limitaciones, pero como he dicho antes, lo fundamental es fortalecer la musculatura y no atrofiarse. Para compaginar podéis hacer como yo e ir al fisioterapeuta para contrarrestar esa tensión.

Entonces, ¿Cuál es mi límite? sinceramente no lo sé, aún estoy buscándolo, es muy difícil saberlo. Mi cuerpo ha sufrido mucho, y por supuesto no es el mismo. Ahora debemos conocer nuestro nuevo cuerpo y sobre todo ACEPTAR que nada volverá a ser como antes, aunque si podemos mejorarlo.

¿te ha gustado? ¡comparte!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Julia Jiménez
Julia Jiménez

¡Hola! Me llamo Julia, tengo 27 años y he sufrido de hernia discal cervical durante dos años.
Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien.

Visitar Blog
Julia Jiménez
Julia Jiménez

¡Hola! Me llamo Julia, tengo 27 años y he sufrido de hernia discal cervical durante dos años.
Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien.

Visitar Blog

Deja un comentario