Operación de corpectomía y disectomía cervical

En este post explicaré uno de los días más importantes de mi vida, mi segunda operación, y cómo finalmente me realizaron una operación de corpectomía cervical de c5 a c7.

Preoperatorio de corpectomía y disectomía cervical

El martes previo a la operación, a las 6:00 de la mañana una enfermera me realizó un análisis de sangre en la cama (ya que no podía moverme) y el miércoles por la tarde me extrajeron bastante sangre y verificaron el tipo de sangre, yo pregunté para qué, se trataba de una donación autóloga, quiere decir, para mi misma, por si necesitaba en un momento dado una transfusión en la intervención. También, en los días previos a la operación me realizaron el correcto preoperatorio y firmé mi consentimiento donde se me explicaba las posibles opciones de cirugía que se podrían realizar frente a mi problema y las posibles consecuencias que tendría y que nunca firmé ni fui informada en la primera operación. Además, hablé cada día con cada neurocirujano de planta sobre mi intervención, asegurándome de que tendrían preparados para mi todos los materiales y pruebas necesarias, y varias opciones por si algo raro sucediese. Ellos mismos me dijeron: tenemos plan A, plan B y plan C. Hice todo lo que estaba en mi mano, menos pactar con la suerte…

Jueves, día de la operación de corpectomía y disectomía cervical

Estaba en ayunas desde las 00:00 de la noche anterior. LLegó el día. A las 7:00 de la mañana el neurocirujano encargado de mi operación entró en mi habitación y me preguntó como estaba, yo le pregunté si estaba preparado, a lo que él me respondió que sí, con una sonrisa tranquilizadora. No si él estaba nervioso o no, pero si sé que lo que quería era hacerlo lo mejor posible y lo más importante, yo confiaba en él.

Antes de entrar a quirófano me realizaron una resonancia magnética con contraste, el contraste fue para mejorar las fotografías del interior del cuerpo, y un TAC. En el momento de realizarme la resonancia hubo un imprevisto, una vez que yo me encontraba dentro empecé a pensar en cosas bonitas y en las cosas que iba a hacer cuando saliera de la operación y me recuperase, pero esa lista se me hizo demasiado larga y desesperante, la máquina se paró y estaban solucionando el problema, yo no era consciente del tiempo, pero había pasado una hora y media, eso hizo que pulsase el interruptor por primera vez y me provocase un ataque de ansiedad, me advirtieron que si salía se perdería todo lo que habían hecho  hasta ese momento y habría que empezar de nuevo, pero yo ya estaba demasiado nerviosa. Necesitaba salir, y así lo hice. Tras beber un poco de agua entré de nuevo y todo se realizó correctamente, incluso antes de lo esperado. Yo pensé ¡qué bien empezar el día así!, en un modo irónico. Estaba muerta de miedo, incluso llegué a pensar que tenía muy mala suerte y que la operación tampoco saldría bien.

Tras las pruebas me volvieron a subir a mi habitación, y ahí estaban todas las personas que quería y que necesitaba que estuviesen… y de repente, te das cuenta de que todo cobra sentido. Aunque no os lo haya dicho nunca, tengo un hada madrina, ella es mi madrina y yo le digo que es un hada porque cuando me encontraba mal ella fue la única que me impulsó y me dijo que fuese al hospital y gracias a ella estaba ingresada de urgencia, y porque esa mañana ella me trajo una pulsera donde colgaba una mariquita, me la puso unos instantes pero me la tuvo que quitar. Yo no lo sabía, pero esa mariquita sería mi mariquita de la suerte…A los pocos minutos alguien llegó para llevarme a quirófano, me despedí de cada una de esas personas importantes sin saber cuando las vería de nuevo. Por fin salía de mi habitación y recorría esos pasillos acostada en la cama, contando los focos del techo y rezándole a Dios…

Ya en quirófanos, me acostaron en una camilla, estaba muy nerviosa y tenía mucho frío, pero ya no lloraba, ya tenía el corazón fuerte y la mente también. Un chico muy agradable se presentó y me dijo que era mi anestesista. Al rato volvió de nuevo con otra anestesista para darme una amarga noticia, debía de intubarme en vivo para poder anestesiarme, ya que por mis dificultades no podrían hacerlo correctamente, yo en ese momento me puse muy nerviosa, nadie me dijo que estuviese preparada para esa situación, entonces comencé a decirles que no creía que les fuese a dejar hacer bien su trabajo porque estaba muy nerviosa para hacer algo así y que yo no quería estropear nada porque quería que todo saliera muy bien. El chico trajo un vasito con un líquido muy amargo, empapó unas gasas y me las introdujo en la boca, justo detrás de las muelas del juicio, al parecer no tenía más opción. A lo pocos minutos ya no sentía nada, ni la lengua, ni la boca, ni la garganta, así que me puse aún más nerviosa porque aunque respirase, mi sensación era de no poder hacerlo, de hecho no sentía como el aire entraba por mi nariz, y comencé a toser muy fuerte y a atragantarme. Una enfermera gritó que me entraran a quirófano, y allí estaba todo el equipo, sólo recuerdo a una mujer cogerme las manos y tranquilizarme diciendo -puedes respirar, tranquila. Mi cuerpo comenzó a  saltar de la camilla de los nervios, me pusieron una mascarilla y perdí la consciencia, supongo que fue para no hacerme sufrir más.

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué fue necesaria una corpectomía y disectomía cervical?

Para entender esta parte, será necesario que le echéis un vistazo al post anterior. Para los que no lo hayáis leído: mala praxis de artrodesis cervical

Tres horas después,el doctor les dijo a mis familiares que todo había transcurrido muy bien, en un primer lugar les explicó que el hueso de la garganta estaba en descomposición y tenía una gran infección por dentro, que todos los tejidos estaban muy inflamados y que el plan A no funcionó, ya que tenían pensado colocarme tras la retirada y limpieza del hueso, una caja intersomática entre c5 y c6, pero desafortunadamente al atornillar el tornillo en la vértebra c6, no se quedaba sujeto del todo, ya que esa vértebra estaba en descomposición. Perfectamente podría haberme hecho esa operación sin importarle mis consecuencias, pero a día de hoy estoy muy agradecida de que a pesar de todo, me hayan realizado la cirugía de columna vertebral más invasiva, una corpectomía. Mi cuerpo no aguantaría una tercera operación, y yo le había suplicado demasiados días al doctor que me salvase de aquel calvario, por lo que el doctor decidió acabar con mi problema de una vez por todas, extrajo la vértebra c6 y los dos discos intervertebrales que la sujetaban, en su lugar colocó un cilindro de titanio relleno de mi propio hueso de c6 y una placa atornillada de c5 a c7, para que con el tiempo ese hueso dentro del cilindro se uniera a la vértebra c5 y c7. Fue como tirar una silla y comprar otra nueva en lugar de reparar una pata rota que más tarde volvería a romperse, aunque no se supiese el tiempo que la silla nueva volviese a estar en el salón de casa…

La forma de intervenirme previamente desde la incisión en el cuello fue parecida a la que expliqué en el post de prótesis para cervical para c5-c6

De esta manera mi cuello quedó así:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para los que esteis interesados en saber cómo se interviene una corpectomía y disectomía cervical os dejo un vídeo, aunque en este se explica con un injerto de hueso y no con un cilindro de titanio:

¿te ha gustado? ¡comparte!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Julia Jiménez
Julia Jiménez

¡Hola! Me llamo Julia, tengo 27 años y he sufrido de hernia discal cervical durante dos años.
Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien.

Visitar Blog
Julia Jiménez
Julia Jiménez

¡Hola! Me llamo Julia, tengo 27 años y he sufrido de hernia discal cervical durante dos años.
Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien.

Visitar Blog

Esta entrada tiene 2 comentarios

    1. Gracias a ti por leerme 🙂

Deja un comentario