Lo esencial es invisible a los ojos

Aquí tenéis mi entrevista con Natalia en Comarcal TV para que me conozcáis un poco más y no solo a través de las letras.

Cuando me dijeron que querían hacerme una entrevista, me puse muy contenta, porque eso significaba que de alguna forma mis frutos estaban dando sus resultados, y sobre todo, tenía una oportunidad de expresarme y contar, aunque fuese un tercio de esta tremenda historia, que los que me seguís a través de este blog y mis allegados, ya sabéis un poco.

Ahora puedo decir que he encontrado un poco el camino en el que tanto tiempo estuve perdida, sí, perdida como muchos de vosotros, sin ganas de vivir, depresión, dolor y más dolor, intentos y más intentos y resultados nulos. Sé por lo que estáis pasando, físicamente y psicológicamente. Vivir con dolor crónico es horrible y con enfermedades mucho peor.

Cuando vine a este centro, os juro que solo pedí, por favor, que me ayudasen. Ya había probado más ejercicios y todos me dejaban en cama durante semanas, no importaba si eran suaves o simplemente si andaba, al día siguiente nadie me libraba de estar en cama sin poder moverme. No era vida estar así, no podía creerme todo lo que estaba ocurriendo, y a pesar de eso, una sonrisa en el exterior y lo invisible dentro, muy dentro para que no se note.

Esta ha sido una de las primeras veces que he contado algo sobre esta historia sin echar una lágrima, porque no lo superaba, y creo que en el fondo no lo supero aún, pero la vida no es como nosotros queremos que sea, a veces es injusta, muy injusta, pero mientras haya vida, hay esperanza.

Cuando veis estos ejercicios seguro que pensáis «Yo no puedo hacer eso», porque es justo lo que yo he pensado también. Esto no ha sido un camino de rosas, todo ha sido muy lento y progresivo. Mis brotes a causa de la fibromialgia me dejan casi vegetal. Ha habido días que he ido al centro acompañada y llegar llorando de dolor por no poder mover ni un dedo, y mi entrenador no saber qué hacer conmigo, pero ahí estaba yo, llorando, pero de pie en el centro, porque en la cama iba a estar igual o peor.

Cuando me diagnosticaron Fibromialgia, lo primero que hice fue salir a andar todos los días, acompañada, claro, pero poco a poco he ido perdiendo el miedo a ir sola, a coger más independencia y tener más autonomía.

También me han salido más enfermedades a causa de la mielopatía de la operación. Hay órganos que no me funcionan bien, tengo miles de síntomas que hasta hoy son muy difíciles de clasificar en diferentes patologías. Estoy en manos de reumatólogos, neurocirujanos, neurólogos, psicólogos y psiquiatras, intentando desenredar el hilo que un día se puso en mi camino, concretamente en el sistema nervioso central.

Tener dolor las 24 horas del día, no poder mover nada más que apenas los ojos, y estar así 4 días de 7 que tiene la semana, es muy duro psicológicamente.

La fibromialgia es una de esas enfermedades invisibles de las que hablo en el blog, la cual tiene múltiples síntomas, tantos, que hacen que pienses que estás «loca» y que nadie te creerá porque te has levantado y te has puesto una de tus mejores sonrisas para no entrar en depresión. Sobre todo, se siente dolor en todos los músculos del cuerpo y el sistema fibroso y no tiene cura definitiva.

El síndrome de piernas inquietas es una auténtica tortura. Se trata de un trastorno neurológico que te deja sin dormir noches y noches enteras sin saber qué hacer.

El dolor neuropático afecta al sistema somatosensorial y está asociado con sensaciones anormales llamadas disestesias y dolor, que hacen que no te pueda rozar nada ni nadie.

El trastorno adaptativo existe, y conlleva con el muchos síntomas varios que te impiden ser la persona que eras antes.

Tener vejiga neurógena es la disfunción de la vejiga por un daño neurológico y no es fácil de llevar para una persona con 28 años.

Decirte de nuevo que hay que volver a operar y que no saben cómo, que no hay una solución viable, y que decir difícil es poco, te deja en un lugar muy alejado de la realidad. O acabas loca o decides seguir adelante y disfrutar el día a día porque es lo único que te vas a llevar si algo sale mal…

En este camino he ayudado a muchas personas, pero también hay muchas personas que me han ayudado a mí y que hoy quiero agradecer junto con mi pareja y familia.

Pero vuelvo a repetir, el ejercicio ha sido mi guía y mi luz, a mí que nunca me había gustado el deporte, de repente se ha convertido en una de las cosas más importantes para mí y de mi vida, me ayuda a sentirme bien, a conseguir pequeñas cosas, a sentirme útil, a meterme en una burbuja y no querer otra cosa u otro objetivo que estar bien y destacar en algo, ya que los sueños y posibilidades se rompen de un día para otro, sin avisarte.

No todo es el ejercicio, como comento en la entrevista, el ejercicio se complementa con una medicación bastante dura, de unas 7 pastillas diarias, pero que afortunadamente, después del camino tan duro de lucha y búsqueda, he encontrado la adecuada a mis síntomas y dolencias. Creo que este es uno de los pilares fundamentales junto con la actitud y el ejercicio.

Termino este post como lo he empezado: lo esencial es invisible a los ojos, y solo con el corazón se puede ver bien…

COMPATIR
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
AUTORA
Julia Jiménez
Julia Jiménez
Me llamo Julia, tengo 28 años y he sufrido de hernia discal cervical con opresión medular durante dos años hasta mi primera operación. La primera operación me ocasionó una mielopatía y rotura de varias vértebras, lo cual me llevó a una segunda operación. Actualmente estoy pendiente de otra tercera operación por pseudoartrosis y combatiendo los múltiples problemas que me ha ocasionado el daño medular. Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien y en que esto, algún día, tenga un final.
Julia Jiménez
Julia Jiménez
Me llamo Julia, tengo 28 años y he sufrido de hernia discal cervical con opresión medular durante dos años hasta mi primera operación. La primera operación me ocasionó una mielopatía y rotura de varias vértebras, lo cual me llevó a una segunda operación. Actualmente estoy pendiente de otra tercera operación por pseudoartrosis y combatiendo los múltiples problemas que me ha ocasionado el daño medular. Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien y en que esto, algún día, tenga un final.
COMENTARIOS

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Susana

    Hola llevo 4 meses limitada por el dolor se vuelve crónico y desesperante te vas hundiendo en cama y el ver tu video me pregunto muchas cosas..

  2. MARIA DOLORES GARCÍA PARRA

    Eres un gran ejemplo de superación ya que a pesar de tus dolores y toda tu andadura tan traumática y dolorosa has tenido el valor de seguir adelante y sobre todo de poder contarlo en un blog tan detallado para poder ayudar a las personas que se encuentran en momentos o situaciones parecidas a la tuya que salgan adelante. Un beso grande mi CAMPEONA!!!

  3. Jose Luis

    Hola, soy José Luis y desde Toledo te mando un fuerte abrazo, eres todo un ejemplo y una gran chica.
    Yo voy a operarme de hernia cervical y la verdad es que tu blog es un gran aporte para todo aquel que vaya a pasar por este tipo de situaciones.
    Si necesitas algo aquí tienes un amigo.

    1. Hola, José Luis. Me alegro que hayas encontrado mi blog y en cierto modo te haya ayudado y te pueda ayudar en tu recuperación. Te deseo que todo vaya genial.
      Un saludo desde Murcia 🙂

Deja una respuesta