6 meses tras la operación de cervicales

YA SOMOS MÁS CICATRIZ QUE HERIDA

Y tras un verano, siempre llega septiembre. Con septiembre empezaron nuevos cambios. Creía que ya me encontraba lo bastante bien como para empezar a retomar más o menos mi vida, está claro que todavía no la he retomado del todo, pero sí empecé a estudiar las oposiciones, algo que estaba haciendo antes de operarme, y una mañana decidí que era el momento de volver a ser Julia. Empecé a hacer las cosas que normalmente hacía, abrí mi agenda y me puse al día, Y ME DI DE BRUCES TOTALMENTE.

Fue un choque bastante duro para mí. Después de seis meses tras una operación de cervicales con corpectomía y disectomía cervical, ponerme a estudiar una oposición, no era la mejor de las ideas, aunque lo hiciese con atril. No podía dejar mi vida más atrás, me ahogaba ver cómo perdía el tiempo y por supuesto, no estaba dispuesta a dejar de estudiar, algo en lo que había estado preparándome durante muchos años de mi vida, supongo que vosotros estaréis más o menos igual en otras facetas o trabajos de vuestra vida. Así que mi día a día consistía en estudiar, daba igual como lo hiciese, de pie, sentada, en la cama, en el sofá, acostada, de lado…el hecho de estar en casa estudiando la mayor parte del tiempo me causaba nauseas y vómitos cada día, enormes dolores de cabeza, el cuello duro como un bloque, contracturas todo el día, dolor de oído, de mandíbula, (saber que todo esto era consecuencia de haber cambiado mi hábito a una vida sedentaria me llevo bastante tiempo, pues yo ya me encontraba bien), además coincidieron también varios días de lluvia por el famoso temporal DANA, en los que tuve que estar todo el día en cama. Me bajaron las defensas y me salieron dos herpes en la pierna derecha. Estudiaba y lloraba sin parar, así eran mis días. No sabía que estaba ocurriendo. Salía a andar, seguía yendo al fisio y todavía me quedaban algunas sesiones para terminar la rehabilitación cuando pasó lo que jamás imaginé: volvieron los dolores de los nervios pinzados tanto en los dos brazos como en las dos piernas, no me lo podía creer, pensé: ¿para qué me he operado?. Sentí mucho miedo, y empecé a experimentar algunos sucesos extraños, aún me acuerdo cuando aquel día iba caminando por la calle y se me durmió la pierna derecha, no la sentía, y tuve que volver a casa con la pierna arrastrando del dolor. Para calmar toda aquella situación volví a tomar Nolotil y , muy a mi pesar, Diazepam por las noches, sí, aquel medicamento que en su día me hizo perder la memoria,y ahora estudiando, !qué contradictorio! así veía yo mi mundo…

Quise empezar pilates terapéutico, pero al contar mis operaciones y mi proceso, me aconsejaron que lo mejor es que primero fortaleciese el cuello de alguna forma antes de empezar a realizar cualquier ejercicio.

Un día me dio un dolor de cabeza tan fuerte que me impedía ponerme de pie, perdía el equilibrio y la orientación, creo que la presión cervical llegó a su punto más alto (pero esto también lo supe después), me acosté pero al día siguiente todo estaba igual, tuve que ir a urgencias, no podía ni abrir los ojos, de urgencias me mandaron al hospital más cercano, llegué como pude, me sentaron en una silla de ruedas y solo me acuerdo de llorar sin consuelo y gritar que por favor me quitasen aquello que tenía. Me hicieron todas las pruebas que había y por haber y todo estaba perfecto, conclusión: presión en la zona cervical, me dieron un relajante y estuve en observación hasta que me encontré mucho mejor.

Después de mucho tiempo, y de varias conclusiones, encontré «LA SOLUCIÓN»: empecé a entender que no porque andase se iba a quitar la presión cervical, que no iba a dejar mi vida de lado más de lo que la tenía, y que tenía que hacer algo urgente así que empecé a hacer unos ejercicios aconsejados por mi fisioterapeuta que a día de hoy no pienso dejar. Estos ejercicios me han ayudado al 100% a poder seguir con mi vida, no quiere decir que a sean la solución a todos vuestros problemas, pero en necesario trabajar mucho la musculatura, estirarla y buscar soluciones.

  • Compré una esterilla de pilates, la mía es de Decathlón, pero puede ser otra cualquiera; dos pelotas de tenis normales y una pelota un poco más grande de goma espuma también de Decathlón.
  • Cada mañana me levanto, me acuesto en la esterilla boca arriba y cojo aire subiendo los brazos hacia arriba y los vuelvo a bajar al expulsarlo.
  • Me levanto y me siento en postura de»indio», estiro los hombros.
  • Muy despacio, con buena posición y espada recta empiezo a flexionar el cuello hacia delante hasta donde pueda, posteriormente hacia atrás y hacia los lados estirando los trapecios, repito, muy suavemente. (es totalmente normal que os crujan todos los huesos de espalda y cuello).
  • Y ahora comienzan mis ejercicios de fortalecimiento para evitar acumular tensión durante el día y disminuir los dolores de cabeza: me apoyo en una pared lisa, despego un poco el cuerpo de la pared pero dejo apoyada la espada y cabeza, flexiono las rodillas un poco y «saco papada» de modo que el cuello no se flexiona hacia delante, sino que más bien la cabeza sube hacia arriba como si me tirasen con una cuerda hacia arriba. Este ejercicio también se puede hacer sentado y «sacando papada» guardando la postura correcta.
  • Cojo la pelota de goma espuma y me la coloco debajo de la barbilla y empiezo a presionar flexionando el cuello hacia delante muy suavemente (recordad que cualquier acto de presión es válido y hará su función, no es necesario ni nada aconsejable hacerlo bruscamente ni utilizar demasiada fuerza).
  • Me acuesto boca arriba de nuevo en la esterilla y me coloco la pelota de tenis en uno de los laterales de las cervicales unos pocos segundos, después la coloco en el otro lado. (si os duele, mejor no lo hagáis)
  • Si tengo muchas contracturas y me encuentro un poco engarrotada, cojo la pelota de tenis y me doy vueltas con ella por los trapecios, cuello y espalda.

Estos ejercicios, personalmente sólo me vienen bien hacerlos cuando me levanto por la mañana, ya que los he probado por la noche y la presión ha sido aún mayor, pero podéis probar. Creo que es mejor estirar bien desde por la mañana para que el día se haga más llevadero posible y no acumulemos tanta tensión, después habrá tiempo de dormir y que el cuerpo se relaje.

Por último, quería contaros que un día el musculo esternocleidomastoideo se me contrajo demasiado, me provocó nauseas, calambres, dolor de oído, cabeza, fue algo muy desagradable, así que busqué cómo relajar ese músculo en especial.

Dentro de unos días, por fin tendré la cita con mi médica rehabilitadora, la cual me explorará y espero que me autorice empezar a hacer pilates, natación o cualquier otra cosa para seguir con mi evolución y poder contaros.

Con este post he querido expresar un aliento de ánimo para que no os desaniméis ni os desesperéis, yo he pasado un mes de septiembre muy duro, al quedarme sin sesiones de rehabilitación y no tener a nadie que me orientase a seguir hacia delante, pero hoy estoy aquí de nuevo para deciros que estoy BIEN. Espero que mis consejos os sirvan de ayuda tanto física como emocional.

 

¿te ha gustado? ¡comparte!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Julia Jiménez
Julia Jiménez

¡Hola! Me llamo Julia, tengo 27 años y he sufrido de hernia discal cervical durante dos años.
Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien.

Visitar Blog
Julia Jiménez
Julia Jiménez

¡Hola! Me llamo Julia, tengo 27 años y he sufrido de hernia discal cervical durante dos años.
Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien.

Visitar Blog

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Tú eres un ejemplo de lo que uno puede conseguir si se lo propone, si es constante en el deseo de salir adelante y sobre todo eres una luchadora, siempre con una sonrisa para todos, mi compañera de oposiciones de la que tanto aprendo en cada encuentro, un placer de que formes parte de mi vida.

  2. Julia, guapetona!! Eres fuerte como un roble!! No dejes de hacer tus estiramientos y ejercicios..esa va a ser tu rutina diaria y lo que te va a ayudar a seguir bien. No puede estar parada, tus músculos tienen que estar relajados y oxigenados y eso solo lo consigues con el ejercicio. La cama para dormir .. ejercicio todos los dias……la oposición es dura para todos y con problemas de huesos y músculos ya no te digo…
    No puedes dejar que se cree ni una sola contractura ni presión en tu espalda y cuello…ejercicio+ ejercicio + ejercicio= estar bien y vivir. Después ya vendrá todo, eres muy joven y tú eres lo primero. Cuando puedas estudias y cuando no pues nada. Puedes grabarte los temas y escucharlos…se de gente con problemas que estudia así sus oposiciones. Julia, chica fuerte, eres un gran ejemplo a seguir!! Una magnifica persona. Muchos besos y ejercicio, ejercicio y ejercicio y andar y disfruta la vida que has pasado mucho. No te exijas tanto y tan pronto….primero tienes que recuperarte y tener tu cuerpo preparado para comerte el mundo entero!! Muchos besos

Deja un comentario