5 meses tras la operación de corpectomía cervical

«SEAMOS REALISTAS Y HAGAMOS LO IMPOSIBLE»

Sé que ha pasado y he estado mucho tiempo sin escribir por aquí, no es que me haya olvidado ni mucho menos, pero quería saber hasta donde podía llegar mi cuerpo y cual iba a ser mi evolución para poder contaros de una forma más general como ha ido todo durante los 3 meses de verano.

Síndrome de L´Hermitte

Justo cuando todo parecía que iba bien, tras quitarme el collarín, pasadas tres semanas exactamente, empecé a desarrollar una serie de síntomas que hicieron que me asustara bastante. Tras consultar, me di cuenta que sufría síndrome de L´Hermitte. Exactamente lo que sentía era una especie de descargas eléctricas en el torso, abdomen y miembros superiores e inferiores tras realizar una mínima flexión del cuello hacia delante. Este síndrome indica lesión en el cordón posterior de la médula espinal a nivel cervical, algo que ya sabía tras mi segunda operación, por lo cual empecé a darme cuenta de las consecuencias que traía el tener la médula afectada. Se me hacía muy difícil vestirme y sobre todo, secarme tras salir de la ducha, además de no poder flexionar el cuello en ninguna de las actividades cotidianas por muy mínimo que fuese el movimiento, ya que de por sí, yo estaba muy limitada para flexionar y girar el cuello, además, intentaba hacerlo con muchísima precaución.. A este suceso, le acompañó otros síntomas como incontinencia urinaria. Afortunadamente todas las veces que me ocurrió fue en casa, pero no sentía nada las ganas de orinar, sólo me daba cuenta al sentirme mojada, esta también era otra consecuencia de la lesión medular. Resulta difícil a veces escribir y sufrir estas cosas con 27 años, por ese mismo motivo, mi estado de ánimo empezó a bajar un poquito, sentía que todas las consecuencias de mi daño medular podrían ir a peor y me ocurrió como al 99% de todos vosotros, pensé en lo peor.

Otras consecuencias de la lesión medular:

  • Dolor neuropático
  • Espasticidad
  • Alteración de la esfera sexual
  • Problemas en la piel
  • Alteración de la función respiratoria
  • Osteoporosis
  • Trastornos de la regulación de la temperatura corporal

Consecuencias que también tuve y contaré en el siguiente post.

Hasta ahora las consecuencias de una lesión medular son irreversibles dado que la médula espinal no se regenera. la neurorehabilitación integral del paciente es la única alternativa posible para el tratamiento de esta patología.

Como os conté en el post anterior, en el momento que me quité el collarín empecé a hacer rehabilitación y fisioterapia por cuenta propia, esto no se trata de un par de semanas ni mucho menos, he estado desde el 25 de mayo hasta día de hoy yendo a ambos sitios, 4 días por semana, todas las semanas. Como dije, la recuperación es fundamental en estos casos, y a veces, insuficiente, aunque eso ya no dependa tanto de nosotros.

Cuando pasó un mes, los síntomas a causa de mi lesión medular, como el Síndrome del L´Hermitte, fueron disminuyendo, eso quería decir que la zona se estaba desinflamando y que lo que sufría era solamente por una inflamación, he de recordaros que en la segunda operación tuve una gran infección interna. Vuelvo a recordar los tratamientos que llevaba a cabo combinándolos simultáneamente:

  • Una semana sí y otra no de magnetoterapia- 30 min.
  • Una semana sí y otra no de masaje relajante en cuello y espalda (intentando sobre todo descomprimir la tensión acumulada) sin descartar la acupuntura.- 1 hora. Para saber más sobre esta práctica aconsejo ver el post anterior La cirugía no te recupera, te recuperas tú. donde explico muy bien que zonas se tratan.
  • Una semana sí y otra no de diatermia
  • Ultrasonido 3 veces/ semana
  • Electroterapia -15 minutos- 3 veces/semana

Espero que a algunos os sirvan, tanto si habéis pasado recientemente por una operación o sufrís de hernias discales o alguna patología relacionada con la médula espinal, aunque esto último sea hablar de palabras mayores y en algunos casos, desgraciadamente no tenga solución.

Como os podéis imaginar esto me afectó en mi día a día y en mis relaciones sociales, tenía miedo de salir a la calle, de hacer vida normal, no sabía cómo ni cuando mi cuerpo podría reaccionar a determinadas situaciones, por lo tanto empecé a mentalizarme que lo mejor era quedarme en casa y a rechazar planes que por lo menos estuviesen lejos de casa o familiares y amigos. Hasta que un día decidí que iba a salir a comerme el mundo y si me orinaba encima, me iba a casa a cambiarme y no pasaba nada, empecé a restarle importancia a esas cosas que para la gente normal son muy importantes.

Así que os animo a todos a ponerle una sonrisa a todos los días en los que os levantéis de la cama, porque la vida es eso, levantar el vuelo y deshacerse de los miedos…

¿te ha gustado? ¡comparte!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Julia Jiménez
Julia Jiménez

¡Hola! Me llamo Julia, tengo 27 años y he sufrido de hernia discal cervical durante dos años.
Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien.

Visitar Blog
Julia Jiménez
Julia Jiménez

¡Hola! Me llamo Julia, tengo 27 años y he sufrido de hernia discal cervical durante dos años.
Me gustaría compartir mi experiencia y mi vida antes y después de mi diagnóstico y operaciones. Ha sido un gran cambio mental y físico, aún lo está siendo, pero con la sonrisa más fuerte que nunca. Voy a compartir con vosotros cada momento de mi enfermedad y mi día a día, porque confío en que todo saldrá bien.

Visitar Blog

Deja un comentario